“No existe tal cosa como ‘Software Libre’

diciembre 14, 2008

Antes que nada, lean esto. Les advierto que:

  • Requieren de un puntaje de TOEFL mínimo de 600 para su lectura… bueno, no, pero de que está en inglés, está en inglés.
  • Si ustedes aman al software libre (tal como yo he comenzado a hacerlo), de seguro los hará ENFURECER.

Uno de los graves problemas del software libre se encuentra embebido en una idea ampliamente arraigada en el mundo y, desgraciadamente, en nuestras mentes: Nada bueno puede ser gratis. Estamos de acuerdo en que nos carguen chorrocientosmil dólares por un Windows defectuoso e incompatible con todo o cualquier cosa que tenga una manzana mordida por logotipo. Ahh, pero hablando del software libre no falta el que dice algo como “es chafa porque es gratis, como el mío me salió muy caro debe ser mejor”. En fin, que es como una concurso por demostrar quién es el más tonto y regodearse por salir triunfador de ello.

¿Que si es muy difícil aprender a usarlo? Hace 15 años, sí, Hoy en día, te cuesta exactamente el mismo trabajo que cualquier alternativa comercial. Es más, estoy seguro que batallé mucho menos con mi instalación de Ubuntu que algunos de mis compañeros de escuela con Vista. ¿Que no puedes quejarte con nadie porque, como es gratis, no tiene garantía? Falsísimo. Las comunidades que apoyan el desarrollo de software libre INUNDAN la red y en cualquiera de ellas te encuentras gente dispuesta a ayudar sólo con el afán de que tú también aprendas (aunque también debe de tenerse sentido común al seguir los consejos que encuentres por ahí, porque en todos lados hay gente fastidiosa).

Con las compañías tradicionales tienes un soporte o muy limitado, o muy místico. Una de las últimas grandes ideas de Apple, la Genius Bar, es un ejemplo de lo segundo. Al ponerte frente a un plantel de expertos computólogos del mundo mágico de Jobs, al mismo tiempo que te brindan la ayuda que necesitas, ayudan a afianzar en tu cabeza el concepto de que las computadoras son inaccesibles pináculos de la ciencia que un simple mortal como tú no puede siquiera atreverse a cuestionar, y que deberías sentirte agradecido con los dioses de la informática por rebajarse a tu nivel y brindarte productos tan buenos. Ahh y buena suerte tratando de cumplir con los dieciochomil certificados y chequeos de autenticidad por los que Microsoft te hace pasar para dignarse a escuchar tus preguntas.

El enfoque de nuestras corporaciones conocidas hacia ti como usuario es muy simple: obligarte a que uses sus productos, forzarte a creas que ellos son la única opción que tienes o que puedes comprender, o hacerte creer que tu status es mejor por adquirirlos aunque te hayan costado 3 o 4 veces su valor real.

El software libre te alienta a aprender, el software cerrado te obliga a consumir.

El software cerrado se hackea, el software libre se desarrolla.

El software cerrado se piratea, el software libre se comparte.


El spam de telmex

agosto 27, 2008

No sé si es paranoia, ingenuidad o simple y llana estupidez, pero en el post en el que hago alusión a la peculiar cancioncita de los comerciales de axtel recibí 12 comentarios altamente sospechosos y publicitarios recomendando los servicios de Telmex; todos con diferente nombre de usuario y correo, todos desde la misma dirección IP.

No me consta que venga directamente de la compañía, pero no dudo que ésta práctica se encuentre entre su catálogo. Así que, sea quien sea, sólo me gustaría sugerirle que utilize un poco más su cerebro.


Phelps… ¿en Munich 1972?

agosto 21, 2008

Éste podría ser el título de un post que tratara acerca de una interesante retrospectiva de análisis deportivo. Pero en su lugar, es tan sólo la pauta para ver el testimonio en video de la enorme ignorancia de la gente que aparece en televisión, siendo el caso concreto el del comentarista Willie Oviedo de la televisora TVes de Hugolandia Venezuela:

Eso es lo que pasa cuando tratas de quedar bien hablando de algo de lo que no tienes ni la más remota idea


Lo bueno, lo malo y lo peor II

julio 12, 2008

Lo bueno: Llevar a un grupo de estudiantes mexicanos a presenciar un espectáculo vaquero tradicional en Oklahoma

Lo malo: Que el show no haya sido de nuestro completo agrado

Lo peor: Que los bandidos y maleantes del show fueran representados como MEXICANOS

Un poco más allá: Nuestra visita al pueblo vaquero de Pawnee Bill se realizó como parte de las actividades culturales que la gente de OSU planeó para nosotros. Después de estar todo el día ahi en el pueblo algunos ya estábamos algo aburridos y éste show no fué precisamente un broche de oro con el cual cerrar.

No me quejo para nada, pues la gente de Oklahoma siempre nos trató a las mil maravillas, sin ninguna vejación ni menosprecio, al contrario, se desvivían por nosotros. Al final de todo, ésta resultó ser la visita de la que más nos acordaremos, por todas las desventuras y las cosas graciosas que ahí nos ocurrieron, por la pena ajena del momento, por nuestro canto de México!! México!! mientras la matanza de “paisanos” sucedía, por la cara de verguenza del buen Danny Darnell (nuestro coordinador), etc.

We will always have Pawnee Bill