Año nuevo, vida nueva

enero 2, 2009

Recién empieza el 2009 y mi vida ya está tomando rumbos nuevos. No tendrá ni tres días de viejo cuando me encuentre recorriendo los caminos de Jeddah, en Arabia Saudita (no se apuren, está bastante lejos de la zona de los trancazos).

Traeré muchas fotos y ya les platicaré bien como estuvo todo cuando regrese. Por lo pronto dejo a mi perro, que es mitad Doberman, resguardando el changarro (el problema es que la otra mitad es chihuahua, así que no sean malos con el).

Ma salama!!

Anuncios

Actualización semanal del blog

diciembre 29, 2008

No pequeñuelos, el blog no ha muerto ni mucho menos. Simplemente ando de vacaciones en gringolandia, viendo a la familia que hace muchos años no veía, recibiendo regalos y pasándola chidote gracias a Dios. De puro gusto, les dejo una foto de mis nuevas pantuflas:

pantuflas san bernardo

Y aprovecho para desearles un

MUY FELIZ AÑO NUEVO!!

Porque el mero 31 estaré camino a casa y por ende lejos del internet.

Que Dios los bendiga aún más y que éste 2009 sea mucho mejor que el año pasado!!


Puertas Abiertas

enero 2, 2008

Para una gran cantidad de personas, las fechas recientes han significado el comienzo de un nuevo año. Y con cada nuevo año, así como con cada nuevo día, miles de oportunidades se presentan en nuestras vidas. Miles de opciones que considerar, miles de elecciones que tomar, miles de puertas que tocar.

puerta abierta

En muchas de esas puertas talvez no nos abran, sin impotar el empeño que pongamos en ello. Es entonces cuando la frustración nos lleva a olvidar aquellas puertas que son más importantes: las que nos toca abrir a nosotros.

Abrir las puertas al que nos pide ayuda, o al que nos pide perdón. Abrir las puertas que conducen hacia nuestro interior, para conocernos a nosotros mismos y permitir que otros nos conozcan mas allá de la superficie. Abrir las puertas al amor, la fe y la esperanza y no quedarnos de brazos cruzados esperando a que alguien más sea quien las abra, a que alguien mas nos dé la mano para decidir entonces tender la nuestra.

Mi deseo para este nuevo año es que encuentren abiertas aquellas puertas que les servirán para crecer, y que puedan abrir muchas más. Recuerden que Jesús una vez dijo: “He aquí yo estoy a la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”.

FELIZ AÑO NUEVO!!!