Mi cerebro tiene 71 años

noviembre 17, 2008

O al menos eso es lo que me dijo el prestigioso Dr. Ryuta Kawashima, al someterme a las pruebas de la segunda entrega del exitoso Brain Age.

Sorprendentemente ése es el primer juego que me compré para mi DS (yeah!!!!!!).

– ¿Que ácaso no eras un asérrimo fan de los RPG’s y los juegos de plataforma, que por cierto, abundan para la portátil de Nintendo? – pregunta el público sorprendido.

La verdad es que sí, pero decidí darle una pequeña oportunidad al mundo del edutainment por diversas razones:

  • No puedo comprar un juego tan absorbente como un RPG porque justo ahora no tengo el tiempo suficiente para dedicárselo.
  • He escuchado y leído muy buenas críticas de Brain age.
  • Nunca he comprado un juego de éste tipo (ustedes saben, de los que se supone que su fin es ayudarte en algo y no sólo ser un adicto más) y decidí darle la oportunidad al género.
  • Estaba muy barato (como la mitad de Final Fantasy Advance Tactics 2 o New Super Mario Bros)
  • Tiene Sudoku

En fin, en los tres días que llevo jugando no me he arrepentido para nada de mi adquisición. Está bastante simpático, entretenido, y parece que mi cerebro si lo está disfrutando. Y me toma unos cuantos minutos jugarlo hasta sentirme satisfecho, cosa que jamás sucedería en otro tipo de juego (porque todos hemos sido víctimas del “sólo un nivel mas” o “nada mas deja mato a éste jefe” y similares)

Anuncios

Mi Reto Zelda

junio 27, 2008

Al principio de esta semana me ví ante una situación un tanto comprometedora. Platicando con el buen alacrán (uno de mis compañeros este verano), me di cuenta de que tiene un DS, y me dijo que acababa de comprar el Phantom Hourglass aquí mismo en Stillwater.

legend of zelda phantom hourglass

Como no lo estaba usando, muy amablemente me lo prestó (muchas gracias César). La bronca estuvo en que me lo prestó el lunes pasado, y dado que el jueves teníamos que presentar un examen final de una de las materias y hacer los ejercicios de otro examen final (que fué para llevar) no era el mejor escenario para que en mis manos cayera ese juego, que era el que más había esperado para jugar en DS.

Así que me puse un reto: dadas las habilidades de gamer de las que me precio, me dispuse a jugar hasta acabar el juego, sin descuidar las estudiadas, ni los ejercicios, ni los viajes del grupo, ni mi tiempo para leer la biblia y de oración, y todo eso en 5 días. Si los conocen, sabrán que los zeldas implican una inversión de tiempo considerable, y más si lo estás jugando por primera vez.

Talvez, no fué tan enfermo noble como el reto de los 4 zeldas en 48 horas que se aventaron aquellos muchachos, pero deben admitir que no es algo tan sencillo.

En fin, los primeros dos días transcurrieron bien. Un poco lentos se podría decir, porque irle agarrando al esquema de control del Phantom Hourglass es una experiencia curiosa. No me malinterpreten, realmente es muy intuitivo, pero muy diferente a lo que estoy acostumbrado.

NES controller

Me likes tha buttons

Lo que me ayudó bastante es el hecho de que fuera una consola portátil. Así que me lo llevé al super, a los viajes, a los depas, a las clases (dije que no descuidaría las estudiadas, pero no que pondría atención a las clases), en fin, a todos lados. No sé si por eso se me hizo que era un juego corto, pero creo que no lo es si lo juegas bajo condiciones normales.

El miércoles hubo severos cambios de planes, porque todo el día tuvimos que estudiar para el examen y hacer los ejercicios, lo que se prolongó hasta el jueves (el examen fue en la mañana y de ahí nos fuimos a hacer los ejercicios hasta las 4:30 PM, que era la hora límite de entrega). De ahí nos fuimos a la ceremonia de clausura de cursos, y todo terminó como a las 9. Muy tarde para mis intereses.

La noche del jueves me apliqué y lo llegué hasta terminar el segundo bloque de calabozos. Y en la mañana de hoy, inicié desde el calabozo final hasta acabar con el último jefe del juego mientras viajábamos de Oklahoma City hacia Stillwater.

Así que…lo logré!!!!

MUAJAJA Nunca debieron dudar de mis habilidades videojueguísticas.